Lagasca Blog

Lo decía mi abuelo: “el que come escapa”… Y quizás por esa filosofía que dictaba este boticario aragonés, sumada al savoir faire de nuestra antepasada francesa a la hora de dirigir la parafernalia diaria ante los fogones de su casa de Lagasca, ahora podemos presumir de proceder de una familia de octo-nonagenarias! Voici la recette para disfrutar de una larga vida, lo más ajena posible a los sobresaltos de la prima de riesgo, la deuda financiera y otros sinsabores crematísticos…

A nosostras más que jugar a la Bolsa… nos gusta comer. Lo más sano posible y en un ambiente agradable que puede ser o no de lujo. El restaurante abierto hace relativamente poco tiempo en el madrileño Paseo de la Castellana, que regentan José Manuel Rico-Zorrilla y su mujer, la mexicana Diana Burillo, es una buena opción. Hablamos de Vintage Madrid, un lugar donde conviven objetos rescatados de los mejores anticuarios de la capital española, especialistas fundamentalmente en los 40´s y 50´s, con fantásticas tapicerías y una cocina sencilla pero sabrosa y de brillante elaboración. ¿Qué tal un steak tartare con ternera cortada a cuchillo y sugerentes salsas? o unas sabrosas albóndigas de rabo de toro… Para chuparse los dedos.

                            Imagen vista aquí

Si igualmente sois amantes de una mesa más sencilla pero con el mismo encanto vintage, os dejamos unas imágenes de nuestro último viaje por Italia… Allí, en Porto Venere, una costa para quitar el hipo, aprendimos a hacer unos raviolis deliciosos.

Aceite de oliva, especias y pasta (pero no como la de estas cortinas de la imagen) es lo esencial para preparar este plato tan clásico y nutritivo de la cocina italointernacional… Pero si haces tú la pasta fresca, mejor que mejor.Toma nota: Medio kilo de harina, un manojo de espinacas cocidas y escurridas y dos huevos. Con todo esto haces una masa que dejarás reposar media hora envuelta en un paño húmedo. Prepara el relleno con corazones de alcachofas, queso ricota (de burgos, en su defecto) y jamón serrano. Rellena y cuece, mientras preparas el pesto, con piñones, albahaca, sal, pimienta y mucho aceite de oliva. Ya nos contarás!

Y de postre, qué tal un gelato?

Para que puedas guardar los cucuruchos, te gusta esta caja de lata de los años 40?

Comprar: 40 euros
(8 euros de gastos de envío para compras inferiores a 50 euros)
Lagasca Newsletter

Lagasca Newsletter

¿Quieres unirte a la familia lasgasquera?

Suscríbete y verás... 🧡

Te has suscrito correctamente. Gracias !!

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíovolver a la tienda
    ×